PROPIEDADES
 
 
 
 
 
 
 
PROPIEDADES: Fraguado del yeso

La capacidad de endurecer las fases anhidras del yeso al añadirles agua en poco tiempo volviendo a su estado original de DH es lo que se conoce como fraguado. El fraguado ocurre al solubilizarse el SH en el agua y restituirse el agua combinada necesaria para formar el DH. Éste último por ser más insoluble que el SH, precipita, volviéndose a disolverse más SH y precipitando más DH. Los cristales de DH formados se entrecruzan formando una estructura rígida como las que se observan en las siguientes fotografías obtenidas por microscopía electrónica de barrido.

La velocidad de secado influye en el tamaño de los cristales formados: velocidades de secado pequeñas (fotografía inferior) producen cristales más grandes que los producidos con velocidades de secado más rápidas. La estructura formada posee unas cualidades de dureza superficial y resistencia mecánica adecuada para realizar revestimientos de interiores, así como piezas prefabricadas. Para medir su dureza se utilizan durómetros de escala tipo Shore C. Con ellos se mide la resistencia que ofrece la capa de yeso a la penetración de un cuerpo de cierta forma geométrica, bajo la aplicación de una determinada fuerza de presión constante. La profundidad de la penetración es medida y reflejada de forma analógica en el durómetro. Para realizar una medida, el durómetro se apoya y presiona contra la pared lo que produce la fuerza de presión. La profundidad de penetración resultante mide directamente la dureza shore C de la muestra.

En el fraguado se añade normalmente mayor contenido de agua a la estequiométrica necesaria con objeto de poder realizar un mejor amasado y tener un producto más plástico que se pueda moldear. Una vez fraguado el yeso, el agua excedentaria se evapora a través de la masa de yeso dejando una microporosidad. Esta porosidad es tanto mayor cuanto mayor cantidad de agua se le ponga al yeso superior a la estequiométrica ocurriendo una pérdida de resistencia mecánica si se hacen excesos.

Durante el secado, que suele ser un proceso lento, el agua en exceso debe desplazarse hasta la superficie del yeso donde se evapora. Si el SH o ANH de partida contuviera sales solubles en agua, durante el proceso de secado serían transportadas por el agua a través de los poros de la estructura. Aunque el contenido en sales solubles fuera pequeño, éstas se irían acumulando en la superficie en determinados puntos, dando lugar a eflorescencias: manchas de polvo que se desprenden facilmente de la superficie al no formar una estructura con ésta.

En las imágenes siguientes se presentan a dos escalas diferentes las fotografías obtenidas por microscopía electrónica de barrido de unas eflorescencias de sulfato potásico sobre una placa de yeso. En la fotografía más ampliada (la inferior) se observan los grandes cristales aciculares de sulfato potásico formados y su disposición característica. Durante el secado de la placa de yeso, el agua debe circular a través de los poros del yeso y salir hasta la superficie exterior donde se evapora. Pero siempre existirán caminos preferentes existiendo determinados puntos de la superficie donde la cantidad de agua que sale y se evapora es mayor y en consecuencia, en esos puntos se queda mayor cantidad de sales solubles depositadas y da lugar a rosetones característicos (figura superior)

.

En la fabricación de yesos de construcción se mezclan diferentes proporciones de SH y ANH-II para conseguir diferentes grados de tiempos de fraguado (desde unos pocos minutos a algunas horas). Las escayolas están constituidas exclusivamente por SH y por ello fraguan rápidamente. A mayor proporción de ANH-II mayor tiempo de fraguado.

Al mismo tiempo se añaden diferentes tipos de aditivos:

Retardadores: para disminuir la velocidad de fraguado, como polifosfatos, hexametafosfato, proteínas degradadas, ácido cítrico, ácido tartárico, etc.

Espesantes: para incrementar la consistencias de las pastas formadas (mayor viscosidad). Se suelen utilizar éteres de almidón de patata.

Retenedores de agua: para evitar la absorción excesiva del agua que posee la pasta de yeso antes de fraguar cuando está situada en un paramento (cerámica, bovedillas,etc)

Reguladores de pH: para ajustar el pH de las pastas según los requerimientos de los aditivos. Normalmente se utiliza hidróxido cálcico.